20Jun, 2012

Síndrome de Colón Irritable y Síndrome de Piernas Inquietas

By: | Tags:

Como mostramos en la sección “Avances en Medicina del Sueño” de la página web del Instituto de Investigaciones del Sueño (www.iis.es), varios estudios han mostrado que el síndrome de colón irritable es particularmente frecuente en el síndrome de piernas inquietas. Este síndrome se manifiesta por molestias o dolor abdominal, diarrea o estreñimiento crónico a veces alternados o a veces con solo uno de estos síntomas y sensación de plenitud.  Pero siempre se trata de molestias abdominales con algún tipo de disfunción en la motilidad intestinal.  En ocaciones puede ir ligado […]
SABER MÁS

20Jun, 2012

Trastorno del Control de los Impulsos

By: | Tags:

Es conocido desde hace tiempo que el tratamiento con fármacos dopaminérgicos produce en aquellos pacientes que lo toman un incremento de la conducta impulsiva, que puede manifestarse en forma de ataques de bulimia, hipersexualidad, ludopatía, compras compulsivas, etc…        Lógicamente este tipo de conductas se manifiestan con mayor facilidad en aquellos pacientes que ya previamente mostraban una predisposición, aunque también, y este tema es quizá de particular interés, lo muestran pacientes que nunca anteriormente habían presentado este tipo de síntomas. Estos trastornos, genéricamente llamados Trastornos del Control de los Impulsos (TCI), […]
SABER MÁS

5May, 2012

SPI y Parkinson ¿Están ambas enfermedades relacionadas?

By: | Tags:

Síndrome de Piernas Inquietas y Parkinson ¿Están ambas enfermedades relacionadas? Es un tema sobre el que se ha especulado mucho. La enfermedad de Parkinson (EP) produce síntomas que con frecuencia son difíciles de diferenciar de los del SPI (calambres, dolores y espasmos musculares, alteraciones sensoriales en las extremidades, temblor, rigidez, etc.). Por otro lado, el tratamiento de ambas enfermedades se realiza con fármacos que actúan sobre la dopamina, por lo que muchos pacientes con SPI tienden a preguntarse si van a acabar desarrollando EP. En realidad, las dos enfermedades no tienen […]
SABER MÁS