Hiperhidrosis MADRID

Hiperhidrosis nocturna: cuando el sudor no te deja dormir

3 abril 2020

Esta enfermedad molesta e inofensiva puede controlarse siempre que se determinen las causas que la originan

Normalmente sudamos las 24 horas del día por el proceso biológico de termorregulación del organismo, pero si experimentamos exceso de sudoración mientras dormimos, se conoce como hiperhidrosis nocturna.

Este exceso de sudor suele manifestarse en las palmas de las manos, las plantas de los pies y las axilas, aunque en algunas personas la profusa sudoración en todo el cuerpo.

La especialista en trastornos del sueño, Celia García Malo comenta que, si bien la hiperhidrosis no es un problema de salud, sus causas asociadas a la presencia de determinadas enfermedades si son preocupantes y potencialmente graves.

 

¿Qué hay detrás de tanta sudoración?

Por lo general la hiperhidrosis nocturna obedece a la misma termorregulación corporal, pero también a alteraciones en el sistema endocrino, enfermedades cardiorespiratorias, metabólicas y hasta ciertos tipos de tumores.

Por ello detrás de la hiperhidrosis puede haber infecciones, menopausia o síndrome premenstrual, diabetes, cáncer, apnea del sueño o uso de medicamentos que provocan una sudoración fuera de lo normal.

Mujeres en proceso de menopausia y personas obesas son quienes la sufren con mayor frecuencia. No obstante, le puede suceder a cualquier persona.

La neuróloga del Instituto Europeo del Sueño resalta que debido a los múltiples factores de origen que tiene esta enfermedad es importante aplicar una evaluación clínica para conocer el grado de hiperhidrosis del paciente y su condición.

 

Sudoración que no deja dormir

La hiperhidrosis nocturna se vincula con los problemas del sueño tanto como la razón de uno de ellos (insomnio) como la causa secundaria a determinadas enfermedades relacionadas con el sueño como por ejemplo la apnea del sueño.

Quienes padecen de esta “húmeda” enfermedad pueden valerse de algunos recursos para mejorar sus condiciones a la hora de dormir:

  • Es importante tener suficiente ventilación fresca en la habitación.
  • Usar prendas de vestir hechas con fibras sintéticas para repeler el sudor.
  • Evitar el consumo de alcohol, café, té, tabaco y alimentos picantes que puedan estimular la producción de sudor.
  • Reducir el estrés, la tensión y la ansiedad pues tienen efectos psicológicos directamente asociados a la sudoración.
  • Ducharse con agua fresca antes de ir a la cama también puede ayudar.

La doctora García Malo asegura que se trata de una enfermedad controlable siempre y cuando se realice un diagnóstico preciso para indicar el tratamiento adecuado para el paciente.

 

Leave a Reply