11/06/2013

11 junio 2013

Minerales y sueño.

Existe una escasez de información científica sobre la importancia de los minerales para el sueño.  En su mayoría se encuentra referida a experimentación animal, y con cierta frecuencia sus resultados no son suficientemente concluyentes.  No obstante, y teniendo en cuenta las lógicas reservas derivadas de lo anterior, realizaremos algunas sugerencias acerca de su uso.  Parece que si faltan en la dieta o si su absorción es insuficiente puede producirse insomnio crónico.  Tanto el magnesio, como el complejo vitamínico B,  el calcio, zinc, cobre y hierro parecen afectar al sueño.
 
El magnesio
Este mineral interviene, entre otros aspectos, en la transmisión de impulsos eléctricos y es necesario para el funcionamiento del músculo cardíaco.
Se encuentra en los cereales integrales y en los vegetales de hoja verde.  El magnesio ha sido estudiado en relación con el sueño e animales de experimentación, habiéndose demostrado que la administración de magnesio produce un sueño más sólido, con menos despertares.  Algunos insomnes tienen déficit de magnesio. Hay especialistas que afirman que un aporte de 250 a 300 mg demagnesio al día pueden corregir este déficit y mejorar con ello el sueño, ya que el magnesio parece facilitar la  conciliación y el mantenimiento del sueño.  Por otro lado, los niveles de tensión y ansiedad diurna disminuyen durante el tratamiento.  También disminuye la fatiga.  Si se toma magnesio, es conveniente hacerlo en una proporción  de 1:2 con relación al calcio.  En la dieta, el magnesio se encuentra en los frutos secos, frutas y verduras.
 
 
 

Comments

One thought on “11/06/2013

  1. Miguel

    Dr. Borreguero:
    Podria decirnos que opina sobre el estudio realizado por Xiang Gao, de la Escuela de Salud Pública de la Facultad de Medicina de Harvard… "Nuestro estudio pone de relieve la importancia de reconocer esta enfermedad frecuente pero subdiagnosticada". "Los hombres que sufren el síndrome de piernas inquietas (SPI) pueden tener un riesgo mayor de morir antes, según un estudio publicado este miércoles en la edición digital de 'Neurology'.

    Gracias por colaboracion

Comments are closed.