Síndrome de Piernas Inquietas Bilbao

SÍNDROME DE PIERNAS INQUIETAS EN BILBAO

Siendo una de las grandes especialidades del Instituo de Sueño Bilbao, se trata de un trastorno neurológico, en el que se padecen intensas sensaciones molestas en las extremidades, dándose principalmente en las piernas, durante el reposo. Para lidiar con las molestias el paciente siente la necesidad imperiosa de mover las piernas y caminar, con ello las molestias desaparecen o reducen.

El trastorno se da en un 5-10% de la población, y en un 2-3% de la población con cierta severidad. Afecta tanto a hombres como mujeres por igual. Aunque puede aparecer en cualquier edad, es más común su aparición a partir de los 40 años.

Las molestias causadas por el SPI pueden generar alteraciones en la calidad del sueño, produciendo somnolencia durante el día, ansiedad o depresión, alterando la calidad de vida de los pacientes que lo padecen.

DIAGNÓSTICO SPI

Signos y síntomas característicos de esta patología:

Los términos utilizados por los pacientes para describir las molestias ocasionadas son muy variados (molestias, calambres, quemazón, dolor, pinchazos, nerviosismo, etc.)

Características principales:

  • Necesidad imperiosa de mover las piernas y/o brazos, puede cursar con o sin las molestias anteriormente mencionadas.
  • Dichas molestias aumentan o empeoran con el descanso o reposo, en situaciones como el cine, sentado o acostado, viajes largos, etc.
  • Alivio de las sensaciones con el movimiento de las piernas, caminando o frotando las piernas entre sí.
  • Empeoramiento de las molestias por la tarde o noche, es esto lo que provoca alteraciones en el sueño, dificultando la conciliación o mantenimiento del sueño.

Al existir una predisposición genética, es importante a la hora de realizar el diagnóstico recoger los antecedentes familiares. También ha de quedar reflejado las anteriores respuestas a los tratamientos farmacológicos, la presencia o ausencia de movimientos durante el sueño y durante la vigilia.

Esta patología evoluciona lenta y progresivamente, considerándose en la gran mayoría de los casos como enfermedad crónica.

En el 80% de los pacientes la exploración física y médica suele ser normal, pero en un 20 % de los casos se pueden encontrar alteraciones médicas causantes del Síndrome de Piernas Inquietas como en embarazo, anemia, polineuropatía, insuficiencia renal, etc.

El diagnóstico del SPI puede realizarse en consulta, por medio de la historia clínica. Pero esta recogida de información ha de ser complementada con pruebas diagnósticas propias del SPI cómo:

  • ESTUDIOS DE SUEÑO NOCTURNOS: en un laboratorio especializado se realizan pruebas como PSG (Polisomnografía) o SIT test de inmovilización sugerida. Con estas pruebas podemos medir el movimiento periódico de piernas y brazos, qué intensidad de molestias causan y cómo estas afectan a la calidad del sueño.
  • ANALÍTICA DE SANGRE: Niveles de hierro y ferritina en sangre, ya que se suelen encontrar alterados estos valores en muchos pacientes.
  • ESTUDIO ELECTROMIOGRAFÍA Y CONDUCCIÓN NERVIOSA: Para descartar que las molestias se deban a alguna alteración de la conducción nerviosa.

 

CAUSAS DEL SPI

Estudios recientes apuntan a una alteración del funcionamiento de la dopamina, neurotransmisor presente en diversas áreas del cerebro, especialmente importante para la función motora del cuerpo humano. Para que haya un correcto funcionamiento de la dopamina, es necesario que los depósitos de hierro y ferritina estén dentro de rangos normales, y precisamente el hierro es un valor que se encuentra alterado en muchos de los pacientes, apareciendo también esta alteración en familiares cercanos a los pacientes.

 

TRATAMIENTO DEL SPI

El tratamiento del Síndrome de Piernas Inquietas está compuesto por un conjunto de medidas no farmacológicas y mediadas farmacológicas:

TRATAMIENTO EL SÍNDROME DE PIERNAS INQUIETAS

  • Medidas higiénicas de sueño – tratar de mantener una continuidad y estabilidad en el horario de sueño, realizar ejercicio moderado en la tarde y reducir el consumo de sustancias como cafeína, tabaco y alcohol, que está demostrado repercuten en la calidad del sueño.
  • Bajo aprobación y seguimiento médico tratar evitar ciertos fármacos que puedan producir un empeoramiento de los síntomas del SPI (ciertos antihistamínicos, algunos sedantes y antidepresivos que bloquean la dopamina).
  • En caso de haber descubierto la causa médica que produzca el SPI, tratarla y corregirla (ejemplo: anemia, insuficiencia renal, fármacos dopaminérgicos, etc.)

Como ya hemos comentado anteriormente, la mayoría de casos del SPI tiene un curso crónico y progresivo. Al inicio puede cursar con ciertas molestias que no interfieren en exceso en la calidad de vida de los pacientes que lo padecen,  poco  a poco estas molestias se van intensificando y aumentando en frecuencia, y cada vez los pacientes van reportando más alteración en el sueño, padeciendo mayor dificultad tanto para conciliar el sueño como para mantenerlo debido a la inquietud, desasosiego y ansiedad causado por los síntomas del SPI. Debido al nivel de repercusión en el bienestar de los pacientes, es necesario acabar planteando un tratamiento farmacológico complementario a las medidas higiénico-dietéticas. Los fármacos más habituales son:

  • Opioides
  • Antiepilépticos, aunque normalmente se usan para el tratamiento de la epilepsia y dolor neuropático, se ha comprobado su utilidad para el tratamiento del SPI.
  • Antagonistas dopaminérgicos: Son los fármacos de primera elección para SPI. Se usan normalmente para el tratamiento del Parkinson, y a dosis menores para el tratamiento del SPI.

¿QUÉ DEBO HACER SI SOSPECHO QUE TENGO SÍNDROME DE PIERNAS INQUIETAS?

Lo más recomendable es que acuda directamente a un centro especializado de sueño, para ser evaluado y tratado de manera adecuada por profesionales bien formados en Medicina del Sueño. En función de la sintomatología y frecuencia de la misma que padezca, el especialista valorará el diagnóstico y el tratamiento más indicado para su caso.

Direcciones de interés:
Asociación Española de Síndrome de Piernas Inquietas