30/08/2012

30 agosto 2012

Déjese ayudar por la luz


Sabemos que entre el 50 y el 90% de las personas invidentes tienen problemas para dormir. La mayoría se encuentran con sueño durante el día, y tienen dificultades para dormir por la noche. También las personas que viven la mayor parte del tiempo en un lugar cerrado o que viven solas suelen tener problemas de sueño. Y el hecho es que la luz es importante para sincronizar nuestros ritmos biológicos. Tanto las personas invidentes, como aquellas que por otros motivos se exponen insuficientemente a la luz solar, no realizan adecuadamente tal sincronización del ritmo sueño vigilia. El resultado es que el “reloj” que marca el ritmo sueño-vigilia funcionará más lentamente que el reloj de la pared, con lo ambos relojes dejarán de funcionar de manera sincrónica.
Por ello, en algunas ocasiones es conveniente aumentar la “dosis” de exposición a la luz. Si vive en una zona en la que el número de horas de sol sea elevado, probablemente sea suficiente con que se exponga al sol más horas a lo largo del día. Si no es ese su caso, puede ser conveniente que consulte con su médico la posibilidad de utilizar luminoterapia. Esta es un lámpara de luz clara, que emite luz a una intensidad de aproximadamente 2500-10000 lux.
Para que se puedan hacer una idea de lo que esto representa, 10000 lux es la intensidad de luz que podríamos tener en la calle al mediodía en un día de primavera. En la habitación de su casa, la intensidad lumínica puede oscilar entre 150 y 200 lux, no siendo suficiente para conseguir el efecto que pretendemos.
A la hora de utilizar el efecto de la luz para conseguir dormir mejor, debemos de tener en cuenta que resulta crucial a qué hora nos expongamos ala luz. En términos generales, si nos exponemos a primera hora de la mañana, lo que conseguiremos será que nos durmamos antes, y nos despertemos también antes. Si, por el contrario, nos exponemos a la luz al atardecer, el sueño se retrasará, y nos despertaremos también más tarde. No parece que la exposición a la luz en la porción central del día tenga un gran efecto.
Si su problema es básicamente de ritmo del sueño o si este juega algún papel en su cuadro de insomnio, notará que al cabo de varios días su sueño mejora. Sin embargo, este método debe de ser utilizado de manera continuada ya que, si no, se producirá inevitablemente una recaída. Úselo durante un mes, una vez que esté seguro de que el ritmo de sueño se ha normalizado, puede intentar interrumpir el tratamiento y observar qué ocurre.