29/06/2012

29 junio 2012

Narcolepsia en Japón
En Japón, país en el que estoy por motivos de trabajo, la narcolepsia no es una enfermedad rara. Al menos, no es una enfermedad tan infrecuente como en otros lugares del mundo. Son comunes las estampas de japoneses de todas las edades dormidos en la calle, en el metro, en el trabajo. Ésto puede deberse a múltiples causas, pero lo cierto es que aquí la narcolepsia es una enfermedad más frecuente que en otros lugares del mundo.
¿Hay algún factor genético, que haga a los japoneses particularmente vulnerables a sufrir esta enfermedad? Parece ser que si. Ya hemos comentado que los pacientes con narcolepsia no segregan hipocretinas, una sustancia necesaria para mantenernos despiertos. Y no la segregan porque las pocas neuronas cerebrales que podrían hacerlo, han desparecido. Sí, han sido eliminadas. No así las neuronas vecinas, que no segregan hipocretinas. Todo ello indica que, en algún momento del desarrollo (posiblemente en la pubertad, el sistema inmunológico deja de reconocer como propias a estas células neuronales y las trata como “cuerpo extraño”. En consecuencia, las ataca selectivamente y las elimina.

¿Por qué ocurre ésto? Ésta es la gran duda. Parece que las neuronas secretoras de hipocretinas producen una proteína, relacionada con el conocido HLA-DQ1B1*0602 a la que reaccionaría el sistema inmunológico produciendo anticuerpos. Se trata posiblemente de solo uno de los mecanismos causales de la narcolepsia, pero en Japón parece que es el más importante. Determinar la presencia de autoanticuerpos anti-TRIB2, que es como se llaman esta sustancias, puede acabar siendo un método para valorar la presencia y la evolucion de la enfermedad. Quizá incluso para tratar y prevenirla. Como vamos viendo, el avance en el conocimiento es imparable. Esto no ha hecho más que comenzar.