27/09/2012

27 septiembre 2012

Dolor menstrual y sueño

Aquellas mujeres que tienden a tener menstruaciones abundantes y largas, pueden padecer adicionalmente de insomnio. La menstruación puede causar una disminución importante de hierro en la sangre, y éste puede originar, en algunas mujeres predispuestas, síntomas de piernas inquietas en forma de molestias (calambres, hormigueo, dolor, desasosiego, etc.) en las extremidades inferiores que le dificulten el sueño. Se trataría en este caso de una modalidad del Síndrome de Piernas Inquietas desencadenada con la menstruación. El ejercicio moderado al atardecer puede ser útil. Dado que el problema radica en una disminución del hierro, deberá realizar una dieta rica en este mineral que compense su falta. Las molestias en las piernas pueden ser tratadas con medicamentos específicos. En cualquier caso, deberá consultar con su ginecólogo por si existe alguna solución para el problema menstrual, origen de todo el problema.

Un trastorno muy común en la mujer es la presencia de dolor menstrual, en ocasiones severo que puede afectar a su actividad cotidiana durante esos días. En muchos casos y su causa puede permanecer incierta. Durante los días menstruales el sueño suele estar alterado por el dolor uterino, causando fatiga durante el día. Esta, a su vez, puede aumentar el efecto del dolor sobre el funcionamiento diario y sobre el estado de ánimo. Es característico que la temperatura corporal de las mujeres durante el sueño nocturno esté más elevada, lo cual explica en parte la fragmentación de éste. Parece que unas sustancias en la sangre denominadas prostaglandinas intervienen causando el dolor, por lo que el tratamiento suele ir encaminado a usar medicamentos específicos que las disminuyen.