26/04/2012

26 abril 2012

¿Como iniciar el tratamiento para el Síndrome de Piernas Inquietas?

Estoy estos dias en EEUU (N. Orleans) donde acabo de presentar en el congreso de la Academia Americana de Neurología un trabajo del que he hablado en alguna vez y que creo que va a marcar el futuro. 719 pacientes de Europa y de EEUU fueron sometidos a 52 semanas de tratamiento con un agonista dopaminérgico (pramipexol) o con un agonista del recptor alpha-2 delta( (pregabalina). Se trata de dos formas de tratar la enfermedad, de dos mundos que nunca habían sido comparados directamente. Y ésta ha sido la primera vez que se hace. Pues bien, tras 12 semanas de tratamiento, los pacientes que habian sido tratados con el agonista alpha-2 delta habian mejorado más que los que lo hicieron con pramipexol A lo largo del resto del tratamiento (hasta 52 semanas), estas diferencias aumentaron aún más a favor de pregabalina. Más interesante si cabe fue la tasa de augmentation, la principal complicación del tratamiento a largo plazo: El 7.7% de los pacientes con pramipexol presentó este problema durante el primer año, mientras que sólamente el 2.1% de los que recibió pregabalina lo hizo. Esta ültima tasa no es diferente de la que se observa bajo placebo.
El estudio muestra que actuar sobre el receptor alpha-2 delta produce una mayor eficacia que hacerlo sobre la dopamina. ¿Y que es el receptor alpha-2 delta? Es un recpetor que modula la actividad de los canales de calcio, y éstos a su vez regulan el grado de excitabilidad de las neuronas. Lo que estamos viendo es un primer giro en nuestra forma tradicional de enfocar el tratamiento, ya que hasta ahora se habia considerado que necesariamente debia de comenzarse con fármacos agonistas dopaminérgicos.