20/09/2012

20 septiembre 2012

Insomnio premenstrual
 
Más del 80% de las mujeres en la época fértil de la vida suelen padecer de molestias tales como tensión mamaria, hinchazón abdominal, estreñimiento, edemas, aumento de peso, cefalea, temblores, torpeza de movimientos, dolor de cabeza, irritabilidad, tristeza, ansiedad. De ellas entre un 5 y un 10% sufren este tipo de problemas con una intensidad tal que puede llegara a repercutir de manera significativa en sus actividades. Se trata del trastorno disfórico premenstrual o, mássimplemente, síndrome premenstrual. En algunos casos estas alteraciones se producen exclusivamente en el ámbito del sueño (hablamos de insomnio premenstrual), sufriendo estas personas de insomnio, pesadillas, despertares múltiples por la noche, dificultad para despertarse a la hora prevista y cansancio y hasta somnolencia por la mañana. La característica principal de este trastorno es que se presenta exclusivamente durante los 3-6 días previos a la menstruación y después desaparece completamente.
¿Por qué se produce este desarreglo en algunas mujeres? No lo sabemos bien. Frente a ciertas líneas de opinión que, cargadas de ideología, tienden a negar la existencia de esta alteración, lo cierto es que para muchas mujeres resulta muy difícil funcionar en los días previos a la menstruación. Quizá porque la misma existencia de este cuadro ha sido y aún es cuestionada (en cuanto trastorno, y como tal, susceptible de investigación médica), no son muchos los estudios que se han realizado sobre esta materi.
El ciclo menstrual tiene dos fases bien diferenciadas: la fase folicular, antes de la ovulación, y la fase lútea, que es elperiodo que transcurre entre la ovulación y la menstruación. Desde el punto de vista hormonal, durante la fase lútea se producen estrógenos, mientras que durante la fase folicular se producen estrógenos y sobre todo, progesterona. No parece que existan diferencias en los niveles hormonales entre las mujeres que tienen molestias premenstruales y las que no los tienen. Parte de la progesterona es transformada en unas sustancias que genéricamente llamamos neuroesteroides. Estas sustancias tienen diversos efectos, pero entre otros, pueden influir sobre el estado de ánimo y sobre el sueño.
Una de ellas, llamada alopregnenolona, actúa sobre el mismo tipo de receptor sobre el que actúan la mayoría de los somníferos y tranquilizantes. De alguna manera, los neuroesteroides regulan tanto el estado de ánimo como el sueño,actuando a modo de “tranquilizantes naturales” producidos por el propio organismo. Pues bien, en un estudio pudo comprobarse que las mujeres con este tipo de problema producían menos alopregnenolona durante la fase lútea del ciclo menstrual, lo cual de confirmarse en el futuro, podría explicar muchos de los síntomas que aparecen en este cuadro.
¿Que hacer? Dado que los síntomas aparecen de una maneraprevisible y duran pocos días, podría en principio plantearse la toma de un somnífero o un tranquilizante durante dos o tres días al mes, justo antes de la menstruación. Por supuesto, nunca lo haga sola. Deberá consultarlo antes con su médico, el cual se encargará de supervisar el tratamiento.
Pero, antes de llegar a esta solución, sería conveniente probar un tratamiento no farmacológico: intente reducir el número de horas que duerma durante los 5-10 días previos a la menstruación. Suele ser útil reducir el sueño a 4 horas, bien retrasando la hora a la que se acueste, o bien levantándose antes. La supresión parcial de sueño (así se llama este tipo de tratamiento) suele mejorar el estado de ánimo y ayuda a mejorar el sueño. Otra posibilidad es realizar un tratamiento con luminoterapia exponiéndonos a la lámpara durante 45 minutospreferentemente por la tarde (7 a 9 de la tarde).