16/09/2014

16 septiembre 2014

Trastornos de balanceo (Movimientos rítmicos con la cabeza o el cuerpo).

Los trastornos de balanceo se caracterizan por los movimientos bruscos, repetitivos y sin intención de diversas partes del cuerpo, que realizan los niños para adormecerse. Pueden adoptar la forma de movimientos antero-posteriores, de giro lateral de la cabeza, balanceo longitudinal del tronco, etc. Con frecuencia van acompañados de sonidos guturales, que resultan molestos para toda la familia. Se suelen producir en la transición entre la vigilia y el sueño, aunque en algunos niños pueden darse también en otro tipo de sueño (sueño de ondas lentas y sueño REM). Raramente suelen durar más de 15 minutos.
Los movimientos estereotipados suelen comenzar antes del noveno mes de vida y raramente después de los 2 años de vida. La presencia de movimientos rítmicos no está relacionada con alteraciones neuropsiquiátricas, produciéndose con frecuencia en niños física y neurológicamente normales.
Estos movimientos son causa de preocupación en los padres, pero deben considerar que se trata de una enfermedad benigna, que mejora por sí sola con el tiempo.