13/11/2012

13 noviembre 2012

Si un bebé llora por la noche, hay que dejarle. Lo hace para llamar la atención.

No, no es conveniente dejar que el niño llore. Si lo hace, es porque se ha despertado y no sabe volver a dormirse por eso reclama la presencia de sus padres. Si se pone a llorar, acuda con el fin de comprobar si todo está bien. Una vez hecho ésto, hay que permanecer con él hasta que se calme. Después se abandonará la habitación, esperando detrás de la puerta hasta que se haya dormido. Si al abandonar la habitación llora, esperaremos un tiempo antes de entrar. Cada día se prolongara unos minutos más esta espera. En pocos días el niño habrá aprendido a dormirse por la noche sin nuestra presencia. Cuando se despierte no nos extrañará, ya sabrá volver a dormirse sin necesidad de que estemos presentes.