06/01/2014

7 enero 2014

Estrés e insomnio en el niño.

Continuamos con la última parte de este artículo de estrés e insomnio en el niño.

La respuesta de los padres siempre debe ser de apoyo. Hay que hablar con el niño con detenimiento de sus temores y miedos. Involucrar a una persona de confianza o incluso al pediatra, puede dar resultados muy positivos.

Si los problemas persisten pese a esto, es conveniente requerir la ayuda de un especialista en trastornos del sueño.