05/10/2012

5 octubre 2012

Sueño y menopausia
 
La menopausia supone el cese de la función de los ovarios y por tanto el cese de la menstruación. Suele ocurrir por término medio hacia los 51 años. No obstante, antes de la menopausia se produce una disminución gradual de la función del ovario; es el periodo denominado climaterio. Durante el periodo del climaterio aparecen gradualmente síntomas, que se manifiestan mucho antes de que se produzca la menopausia y que a veces son muchoseveros que ésta. Es decir, la mujer vive más de un tercio de su vida expuesta a dichos síntomas. Estos surgen por la disminución de los niveles de estrógeno y progesterona en la sangre y son similares a los que tienen lugar cuando por otras causas se extirpan quirúrgicamente los ovarios a la mujer.
No es infrecuente que durante los años previos a la menopausia el sueño empeore, se tenga dificultad para conciliar el sueño, aumente el número de despertares breves, aparezca el despertar precoz de manera definitiva de madrugada, el sueño superficial e incluso el duerme-vela, las pesadillas, etc. Como consecuencia del menor número de horas de sueño suele sobrevenir el cansancio diurno. Durante el climaterio, los despertares van frecuentemente unidos a sudoración nocturna y a sofocos. Con frecuencia se producen también alteraciones del estado de ánimo con aumento de la irritabilidad e incluso franca ansiedad, tristeza, apatía, pérdida de concentración y de memoria, aumento o pérdida del apetito con variaciones del peso corporal. Otros síntomas relacionados son sofocos diurnos, sensación de hormigueo y calambres en brazos y piernas, sequedad vaginal, dolor coital, mayor frecuencia urinaria, palpitaciones, dolor de cabeza, vértigo y pérdida de densidad ósea.
A estos síntomas, algunos de ellos bastantes populares, hay que añadir en muchos casos el insomnio. Se calcula que entre el 28 y el 63% de las mujeres experimentainsomnio durante el climaterio o la posmenopausia. Este insomnio con frecuencia persiste durante algunos meses o incluso años, desapareciendo en la mayoría de las mujeres. No obstante, en alguna el insomnio se hace crónico a partir de este periodo de la vida.