05/01/2012

10 enero 2012

     Leemos en la revista Journal of Clinical Sleep Medicine, un artículo del pasado mes de diciembre del 2011, sobre el movimiento de piernas durante el sueño.
     Este Síndrome fue descrito hace bastantes años para los adultos, y su misma existencia no ha estado exenta de controversia.
     Consiste en la presencia de movimientos periódicos en las piernas, fundamentalmente en la porción distal de las mismas, que se produce de manera repetitiva a modo de “pequeñas” sacudidas mientras dormimos. El Síndrome no va asociado a ningún tipo de molestias sensitivas del tipo de los que encontramos en el Síndrome de Piernas Inquietas.
     Durante mucho tiempo se ha discutido si la presencia de estos movimientos periódicos en las piernas tenía alguna importancia patológica.  Estudios realizados a lo largo de los últimos años han ido mostrando que pueden ser causa no solamente de microdespertares, fragmentación del sueño y eventualmente cansancio durante el día, sino que en algunos casos puede incrementar el riesgo cardiovascular. No es infrecuente, por otro lado, que lo que inicialmente se presenta como simples sacudidas repetitivas durante el sueño, con el tiempo vaya tomando forma y se presente como un Síndrome con molestias sensitivas en toda regla.
     Pues bien, este Síndrome puede producirse en los niños y su misma presencia produce mayores dificultades para iniciar o mantener el sueño, acortando el tiempo total de sueño y disminuyendo su calidad.  Los niños quejados de este cuadro pueden presentar cansancio, además de un menor rendimiento escolar.  No es infrecuente que los niños que padecen esta enfermedad puedan tener un padre, un tío u otro familiar afectado por un Síndrome de Piernas Inquietas.
     En tales casos, estos niños pueden acabar desarrollando estos mismos en el futuro un Síndrome de Piernas Inquietas. Así, la presencia de movimientos periódicos en las piernas sería una señal precoz de una enfermedad que se esta desarrollando y que determinara su salud cuando sean adultos. Algo más que vigilar en nuestros hijos.

Dr. Diego García-Borreguero
Director Instituto de Investigaciones del Sueño