01/07/2014

1 julio 2014

El ronquido. 

El ronquido se produce en casi un 20% de la población adulta. La mayor parte de los roncadores son hombres que normalmente han empezado a roncar en la adolescencia. En algunos casos, el ronquido se puede producir ya en niños, sobre todo si tiene las amígdalas o adenoides engrosadas.
Existen una serie de características comunes en las personas que roncan. Las más comunes son obstrucciones nasales (pólipos, desviación de tabique), engrosamientos de úvula (“campanilla”), paladar blando, adenoides o amígdalas, anomalías anatómicas que cause una obstrucción de las vías respiratorias altas y depósitos grasos en las paredes de las vías aéreas, típico de las personas obesas. El denominador común a todas estas situaciones es la existencia de un estrechamiento que puede tener lugar a diversos niveles de las vías aéreas altas, produciéndose una vibración intensa sobre las paredes de la faringe, la cual se transforma en el sonido que nosotros percibimos como ronquido.

En los próximos días veremos algunas propuestas prácticas para intentar mejorarlo.