DÍA INTERNACIONAL DE LA EPILEPSIA

http://www.iis.es/wp-content/uploads/2018/02/37591849_m.jpg
DÍA INTERNACIONAL DE LA EPILEPSIA

La epilepsia, en el punto de mira.

Como cada año, el día internacional de la epilepsia se celebra el segundo lunes de Febrero, cayendo este año 2018 en el día 12 del mismo mes.
Por ello, vamos a hacer una aproximación general a este trastorno neurológico, y vamos a ver su estrecha relación con el sueño.

Desde el Instituto del Sueño atendemos cada año a una gran cantidad de casos de epilepsia. Y es que epilepsia y sueño son dos temas íntimamente relacionados.

Por un lado, la epilepsia puede afectar al sueño…

Los pacientes que sufren epilepsia pueden presentar crisis mientras duermen, y también la transición sueño-vigilia puede actuar como desencadenante para su aparición. Algunos fármacos antiepilépticos empleados pueden alterar la arquitectura del sueño normal. Además, generalmente, los pacientes con epilepsia que refieren sufrir más problemas de sueño, pueden quejarse de insomnio o presentar hipersomnolencia diurna.

Por otro lado, los problemas de sueño pueden afectar a la evolución de la epilepsia…

En este sentido, la falta de sueño puede precipitar la aparición de crisis epilépticas, habitualmente en personas predispuestas, y por ello los pacientes con epilepsia deben mantener una buena higiene del sueño. Tener otros problemas de sueño, como por ejemplo, apneas, puede hacer que el control de la epilepsia sea más complicado.

Es importante destacar que existen formas de epilepsia puramente nocturna, que son difíciles de diagnosticar y que tienen múltiples implicaciones clínicas, por lo tanto, es recomendable consultar con un experto ante trastornos del sueño o movimientos anómalos durante el mismo.

A continuación vamos a hacer algunas preguntas a una de nuestros especialistas, la Dra. García Malo, neuróloga del Instituto del Sueño, que nos ayudará a responder brevemente las principales preguntas sobre la epilepsia:

¿Qué es la epilepsia?

-Se trata de una enfermedad neurológica en la que existe una predisposición a sufrir crisis epilépticas, que se desencadenan por una actividad neuronal excesiva. Las manifestaciones clínicas de una crisis epiléptica son diferentes según en qué región cerebral tengan su origen, lo más habitual es que se produzcan convulsiones o sacudidas musculares generalizadas o solo de una región corporal. En algunas ocasiones se produce pérdida de consciencia.

¿Cuáles son sus factores de riesgo?

-Existen formas determinadas genéticamente y formas connatales. También pueden aparecer tras traumatismos craneoencefálicos, infecciones del sistema nervioso, enfermedades cerebrovasculares, enfermedades neurodegenerativas, por consumo de tóxicos o por cambios en los fármacos habituales.

¿De qué depende tener un solo episodio o sufrirlos periódicamente?

-Es importante destacar que el sufrir una primera crisis epiléptica NO supone sufrir epilepsia. Aproximadamente el 5-10% de la población sufre a lo largo de su vida una crisis epiléptica. Es el neurólogo quien, en base a una serie de pruebas, debe considerar el riesgo de que éstas se puedan repetir, y en ese caso considerar iniciar tratamiento.
El riesgo de que se repitan es mayor si el electroencefalograma está alterado o si existe una lesión estructural cerebral.

¿Se pueden prever los ataques epilépticos? ¿Qué le ocurre a nuestro cuerpo cuando sufre uno?

-Algunos pacientes pueden tener algunas sensaciones que les alertan de que se acerca una crisis epiléptica, pero generalmente sobrevienen sin previo aviso.
En una crisis generalizada, el paciente sufre un aumento del tono muscular con apertura y desviación de los ojos, seguido de convulsiones debidas a la contracción de los músculos. Existe pérdida de consciencia y el paciente puede sufrir mordedura de lengua y relajación de esfínteres. Al cesar las convulsiones el paciente puede presentar disminución del tono muscular y bajo nivel de consciencia, con confusión y amnesia de lo ocurrido.

¿Cómo debemos reaccionar ante uno?

-En la primera fase, de rigidez y convulsiones, se debe proteger al paciente retirando objetos con los que pueda golpearse accidentalmente. Se debe mantener la calma, ya que las crisis duran alrededor de 1 minuto. Pasada la fase de convulsiones colocaremos a la persona en decúbito lateral, con la boca dirigida hacia el suelo para asegurar la vía aérea del paciente. En ningún caso se debe sujetar al paciente para “contener” las convulsiones, ni meterle ningún objeto en la boca, por la famosa teoría del riesgo a “tragarse la lengua”, esto se evita con la posición lateral de seguridad.

persona inconsciente, epilepsia, primeros auxilios

¿Qué precauciones/hábitos debe tener una persona con epilepsia?

-Las personas que sufren epilepsia pueden hacer una vida normal en el momento en que su enfermedad quede controlada. Deben tomar una medicación cuando ésta está indicada. Es importante que mantengan una buena higiene del sueño, ya que la falta de éste puede precipitar la aparición de crisis en personas con epilepsia. También se debe evitar el consumo de tóxicos y de alcohol en cantidad excesiva.
Deberán hacer revisiones periódicas en neurología para evaluar su situación médica.

Solicita tu Diagnóstico Médico en nuestros centros
Nuestros profesionales te indicarán el tratamiento más adecuado para que consigas los resultados que esperas

¡PIDE TU CITA!

 

No hay ningún comentario.

Deja tu respuesta

Reset all fields